CARTA DE NAVIDAD 2018

Laicos, Hermanas de Notre-Dame:
Caminemos juntos tras las huellas de los Fundadores

Hermana Cécile MARION

cnd-csa
Superior general

Queridos amigos,

Me pareció importante dirigirme a ustedes especialmente en esta época navideña que marca el nacimiento de la Congrégation Notre-Dame. Incluso si puedes leer la carta dirigida a las Hermanas, y viceversa, ¡porque ninguna de ellas es secreta! - Es bueno reconocer nuestras propias vocaciones y hablar con cada uno.

De hecho, ¡hay muchos de ustedes! En el último Consejo General ampliado de enero de 2018, que reúne a los Vicarios y Delegados con el Consejo General, contamos con 350 Asociados. Pero esta figura cubre tipos deDiferente "pertenencia" : Los compromisos y la colaboración en la misión de la CND son variados, y sin duda ha llegado el momento de ver con más claridad.

En esta perspectiva, sería bueno que cada Vicaría y Delegación:

  • aclara los diferentes tipos de compromiso posible: si todos los laicos no desean realizar un compromiso formal, esta posibilidad existe y debe ser considerada entre el Vicario / Delegado y los propios laicos. Cfr. La decisión del Consejo General Ampliado de 2016 reiterada a la de 2018:
    • En el Capítulo de Caravate de 1996, la CND optó por aceptar Asociados en la Congregación. Desde entonces, se han conformado grupos de Asociados en Vicarios, Delegaciones y Grupos con distintas funciones. Sin embargo, los Asociados no representan a todos los laicos vinculados a la Congregación: otros grupos, llamados socios, amigos, exalumnos, etc., comparten nuestra espiritualidad, nuestro carisma, nuestra misión educativa, dale vida. incluso. Por tanto, el Consejo General Ampliado de 2016 decidió dar un paso más: formalizar la pertenencia a la Congregación de Nuestra Señora de todos los laicos que así lo deseen mediante un acto de reconocimiento mutuo. El año 2017 será el 420 aniversario de la CND. En esta ocasión, invitamos a cada Vicariato / Delegación / Grupo a organizar una celebración el 9 de enero o el 9 de diciembre para recibir a los laicos que deseen unirse a nosotros e invitarlos a manifestar su pertenencia a la Congregación según la forma común a toda la Congregación (cf. anexo).

  • reflexionar sobre el lugar de los Asociados ampliando esta reflexión a todos los laicos que participan en la misión de la Congregación: por ejemplo, los Directores de las escuelas no son necesariamente Asociados, pero dan vida a la misión de la Congregación.

  • atrévete a llamar a los laicos: ¡puedes estar casado, soltero, jubilado, seguir trabajando, y participar en la misión de la CND!


  • Porque podemos ser aún más numerosos para encontrarnos en torno a lo que nos une: "Por un mundo nuevo, ve, hazlo crecer".
    La forma en que Pierre Fourier y Alix Le Clerc concibieron la Congregación es atrevida a principios del siglo XVII. Nada menos que una "casa nueva", sin comparación posible con un modelo preexistente, puramente original: "Siempre he sentido que era necesario decir que antes que nada eran profesores de escuela y que para ser más apretado [comprometido con la perfección], desearon, exigieron y persistieron en ser religiosos, para que no se pensara que eran principalmente religiosos y posteriormente hubieran pedido escuelas. "
    En las disputas con Roma por el reconocimiento de este atrevido proyecto, fue Alix a quien se le ocurrió la idea de las jornadas de puertas abiertas para garantizar la escuela gratuita. Porque no quiere renunciar a la vida religiosa ni a la escuela, “negocia” con la camisa de fuerza de la época el lugar de la Congregación: será enclaustrada, ¡que así sea! Pero no el proyecto en sí: es para todos.
    A partir de entonces, en el origen mismo de su innovador proyecto, Alix "asocia" a los laicos: "niñas pobres y bien formadas" que vendrán sin dote, practicarán un "cierre moderado" y, comprometidas por una simple promesa, se dedicarán a enseñando en pequeños puestos apostólicos.

    Esta tenacidad de Alix nos anima a meter las manos en la masa, sin dilaciones. "Dios vive entre los que favorecen la caridad, la fraternidad, el deseo del bien, la verdad, la justicia. " Alix, que ha multiplicado las iniciativas apostólicas, nos urge a inventarlas para hoy.
    También nos interroga sobre el significado de nuestros lugares educativos hoy: nuestras escuelas, nuestras familias, nuestros lugares de vida, nuestras relaciones humanas… ¿Cómo llevan concretamente este carisma educativo? ¿Cómo se dirigen a todos y cada uno en particular? ¿Cómo se aseguran de que ninguno de los que cruzan la puerta se pierda?
    Le Red educativa internacional CND quisiera contribuir a esta investigación y a las respuestas concretas que se proporcionarán.
    Hoy todos coinciden en que la educación primaria es una condición sine qua non para el desarrollo humano integral y, por tanto, también económico. Sin embargo, si "en el campo de la salud existen éxitos reales, el fracaso es evidente en la educación primaria" en muchos demasiados países. La misión de la CND, establecida en estos países, conserva toda su actualidad; debe movilizarnos, Hermanas de Notre Dame y Laicos Asociados, cualquiera que sea la forma y modalidades de esta asociación.
    Corresponde a la vida religiosa apostólica ser “ sembrador de esperanza profética". Quienes encuentran una fuente en él no pueden dejar de movilizarse por la necesidad de "dar esperanza al mundo global de hoy", a " globalizar la esperanza ” .

    Para concluir esta carta, quisiera volver a un miedo que a veces se escucha: el de una deriva hacia la “clericalización de los laicos” o, en lo que a nosotros respecta, la “inscripción en una forma de vida religiosa secular”. No, los laicos no son "misioneros" para usar la expresión del Papa Francisco. “La misión compartida no es lo mismo que el trabajo compartido. La misión no es un campo de experiencias para nuestra realización personal, ni una pista para mostrar lo que sabemos hacer. Compartimos lo que estamos experimentando: el amor de Dios. Es una colaboración con el Espíritu. La misión compartida no debe confundirse con el trabajo voluntario que ayuda a las congregaciones. Decir misión es decir Espíritu, y la red de complicidad que teje en todo el planeta. »Se dijo después del Concilio Vaticano II:« Es la hora de los laicos »(…) “Pero parece que el reloj se ha detenido. "
    ¡El encuentro internacional que estás a punto de vivir el próximo mes de julio podría ser el momento propicio para poner a cero el reloj y aprovechar todos estos puntos para inventar la respuesta que es tuya!



    ¡Sigamos el camino juntos!
    Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo !





    Con todo mi cariño
    Hermana Cécile MARION, cnd-csa
    Superior general