fundadores

Pierre Fourier, Alix Le Clerc ...

… ¡Dos grandes personas espirituales, agarradas por Dios y abiertas a las realidades de su tiempo!

 

Su experiencia de Dios, vivida por caminos aparentemente muy diferentes, se encuentra en la misma intuición, en la muy aguda conciencia del realismo de la Encarnación. La familiaridad con Jesucristo les enseñó cómo Dios ve al hombre.


María, la madre de Jesús, está siempre presente para ellos. Ella le da el niño a Alix. Prepara en Caná, la recepción de la Palabra y la revelación de su Gloria.

Ambos deseaban para la Congregación de Nuestra Señora la Regla de Vida Agustiniana, el énfasis en la libertad en la caridad y en las disposiciones interiores - deseo, humildad - que ensanchan el corazón y se expresan en una manera de acercarse al el otro creando "un espacio para Dios", en palabras de San Agustín.



Desde 1597 se han multiplicado "nuevas casas para practicar todo el bien que se podía". La Congregación Notre Dame, nacida en la Navidad de 1597 en Lorena, está hoy presente en 12 países.